¿Por qué un juego?

El Juego

Se trata de enseñar a los niños sobre los alimentos y sus propiedades para orientarlos en sus elecciones. Es fundamental que los niños adquieran desde edades tempranas hábitos alimentarios saludables para alcanzar una alimentación adecuada, previniendo las enfermedades crónicas no transmisibles, logrando de esta manera una mejor calidad de vida.

La experiencia ha demostrado que los niños responden favorablemente cuando las actividades lúdicas forman parte de la enseñanza. Debido a esto creemos que las actividades educativas que combinan el conocimiento con el juego son una gran herramienta.

 

 

Es un juego didáctico de mesa porque el juego prepara para la vida real y se necesita:

 

  • Volver a las raíces de los juegos.
  • Reflexionar como adultos qué temas se están perdiendo con el uso no moderado de la tecnología.
  • Recuperar el lugar de encuentro y la oportunidad de interactuar cara a cara.
  • Enseñar a respetar turnos, normas y a considerar las opiniones de los demás.
  • Desplegar la imaginación a través de estímulos simples y abiertos.
  • Ofrecer un espacio para preguntas y respuestas abiertas y de diálogo.
  • Brindar la oportunidad de flexibilidad y creatividad ya que el juego suele ajustarse al gusto de cada familia o grupo.

La base del diseño consistió en:

  • Realizar un juego divertido y atractivo.
  • Desafiar a los niños a través de adivinanzas para que estimule el proceso de asociación y comparación.
  • Facilitar la memorización a través de la musicalidad de los textos y las rimas utilizadas.
  • Fijar la información difícil con asociaciones simples.
  • Utilizar una representación realista de los alimentos para facilitar su identificación.
  • Poner formas y colores en armonía donde se privilegian las ilustraciones dibujadas y pintadas a mano.
  • Proponer una experiencia estética alejada de estereotipos.